Filosofía del bufete de abogados

El mandato de un abogado es una cuestión de confianza.

 

Con la elección de su representante legal le da un rostro y voz a su caso.

Con nosotros encontrará a su persona de contacto personal.

Cada cita es demasiado importante para nosotros como para confiar en un colega o un abogado en prácticas.

 

La personalidad del abogado suele ser decisiva para el resultado de un caso. Las tácticas de proceso no se enseñan en las universidades, sino que son el resultado de una larga experiencia. La aplicación de la ley no es una tarea aritmética, sino que es siempre una cuestión de interpretación y, por lo tanto, depende de la simpatía y la antipatía. ¿Por qué si no es tan difícil predecir incluso las decisiones del más alto tribunal?

 

Su caso es nuestra mayor prioridad y estamos completamente de su lado. Por lo tanto, para poder representar sus intereses de forma independiente, no tenemos como clientes a compañías de seguros ni dejamos que nos recomienden.

 

Si tiene un Seguro de Protección Jurídica, facilitaría algunas decisiones. Estamos encantados de encargarnos de la correspondencia con la compañía de seguros, ya que a menudo, aquí también son importantes los pequeños detalles.